“Operar hasta que falle”, (a veces conocido como mantenimiento reactivo) significa no realizar ningún mantenimiento preventivo o planificado de los activos y dejar que el equipo funcione hasta que falle. Aunque la mayoría de los expertos de la industria están de acuerdo en que el Mantenimiento Preventivo (MP) da como resultado costos operativos más bajos y una mayor productividad de los activos, el RTF puede tener sentido en ciertas situaciones. Sin embargo, la decisión de dejar que el equipo funcione hasta que falle, debe ser una decisión consciente basada en el análisis de datos y los objetivos estratégicos de mantenimiento y no en una falta de planificación por parte de la administración de la instalación.

En la edición de junio de Plant Engineering, Jim Freaner, director senior de Advanced Technology Services, analizó cómo cada organización usa diferentes estrategias de mantenimiento “para mantener activos críticos para la misión…”, algunas usan estrategias predictivas, mantenimiento preventivo o incluso, a veces, estrategias RTF.

¿Cuándo tiene sentido utilizar “Run to Failure (RTF)” como estrategia de mantenimiento?

Cada activo debe analizarse individualmente para determinar qué enfoque de mantenimiento respalda las metas y los objetivos a corto y largo plazo de la organización. Aquí hay tres pasos que puede usar para ver si la RTF tiene un lugar en su estrategia de gestión de activos:

Paso uno: Conozca el costo del activo, tanto de compra como de reemplazo.

Para activos económicos que son rápidos y fáciles de reemplazar como un filtro o una lampara, puede ser menos costoso practicar “Fallar y reemplazar” que incurrir en costos de mano de obra para realizar tareas de mantenimiento preventivo.

La ejecución hasta la falla también puede tener sentido si las piezas de repuesto están disponibles en el inventario de piezas de repuesto y si los costos de mano de obra para reparar o reemplazar el activo son más baratos que realizar el mantenimiento preventivo.

Paso dos: Conozca los costos laborales asociados con el ciclo de vida del activo a considerar.

Los costos de mano de obra de mantenimiento varían ampliamente según las tareas y el tipo de mano de obra calificada requerida. Saber cuáles son esos costos laborales puede ayudarlo a tomar decisiones informadas. Debería poder registrar y analizar los costos laborales para:

  • Tareas de Mantenimiento Preventivo (MP)
  • Las reparaciones más comunes del activo cuando se daña.
  • Reemplazo de activos cuando fallan

Paso tres: Conozca el tiempo de inactividad y los costos relacionados asociados con la falla del activo.

Los costos de tiempo de inactividad incluyen tanto los costos de mano de obra para restaurar el activo a su estado funcional, como el “daño secundario” que puede ocurrir como resultado de la falla del activo.

Antes de decidirse por un enfoque RTF, considere las posibles complicaciones de daños secundarios. En muchos casos, el daño secundario resultante de la falla del activo primario puede exceder por mucho el costo y las consecuencias del desgaste del activo original.

Esto puede deberse a:

  • Aumento de los costos debido al tiempo de inactividad no planificado del equipo
  • Aumento de los costos de mano de obra de horas extra para reparar o reemplazar piezas
  • Daños/fallas adicionales a otros equipos
  • Problemas de seguridad o protección
  • Niveles de comodidad o satisfacción del usuario de la instalación

Comprender cuáles son los costos totales del tiempo de inactividad para cada activo le dará una imagen real de los costos completos de una estrategia de ejecución hasta la falla para cada activo en consideración.

El objetivo principal de un plan de mantenimiento estratégico es optimizar la eficiencia del equipo, reducir los costos operativos y aumentar la productividad. El cumplimiento de esos objetivos requiere un enfoque equilibrado que puede incluir Mantenimiento Preventivo (MP), Mantenimiento Predictivo (PdM) y ejecución hasta fallar (RTF), según se determine mejor mediante un análisis de datos cuidadoso, decisiones de mantenimiento estratégico y procesos de mejora continua.

Eagle Technology, Inc. es un proveedor líder de sistemas de administración de mantenimiento asistido por computadora (CMMS por sus siglas en inglés) para la gestión de instalaciones en todo el mundo. El poderoso software Proteus de Eagle puede ayudarlo a reducir costos, reducir los gastos de capital y mejorar el rendimiento y la longevidad de los activos mediante una variedad de estrategias de administración de activos.

Si está interesado en obtener más información sobre Proteus MMX, sus capacidades de gestión de mantenimiento y los beneficios que ofrece para su organización, llame al 52 + 81 8394 9064, envíe un correo electrónico o programe una presentación con Eagle hoy mismo.